Debate sobre los tratados comerciales con América Latina continúan en el Parlamento Europeo

FOTO KAREL DE GUCHT - 31 MAYOBruselas. Hoy 25 de abril ha tenido lugar en la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo (INTA), la segunda discusión sobre los tratados comerciales entre la UE, América Central, Colombia y Perú, en la que entre otros temas, se abordaron la cláusula de salvaguarda y el mecanismo de estabilización del banano para ambos Acuerdos, y la situación de derechos humanos en Colombia.

El Presidente de la Comisión INTA, Vital Moreira, informó que a nivel interno, el PE ha decidido que la Comisión de Asuntos Exteriores (AFET) será la encargada de liderar la discusión sobre el Acuerdo de Asociación con América Central (AdA) y de elaborar el correspondiente informe. Las organizaciones de la sociedad civil han recibido la noticia con satisfacción por considerar que ello permitirá una discusión más amplia, que posibilite revisar el vínculo entre el comercio y los otros dos pilares de este Acuerdo: el diálogo político y la cooperación.

Al asumir AFET la  responsabilidad, la discusión sobre el Acuerdo de Asociación seamplia, llevará más tiempo, y tomará un camino diferente al del Acuerdo de Libre Comercio con Colombia y Perú, que también está en tramite de ratificación en el PE.

Las salvaguardas

La sesión de INTA también  abordó el tema de la cláusula de salvaguarda, principalmente en relación al banano. La propuesta hecha por la CE busca  ante todo proteger a los productores de territorios de ultramar (Martinica, Guadalupe etc.). En cambio en el PE, los ponentes sobre el tema, Jörg Leichtfried (S&D), y Bernd Lange (S&D), proponen incorporar en la propuesta de reglamento sobre salvaguardas un requisito para que el banano de los países de Centroamérica, Colombia y Perú pueda acceder al mercado europeo si se respetan los estándares laborales y medioambientales europeos en el terreno.

Recientemente, las redes de la sociedad civil, APRODEV, BANANA LINK, CIFCA, EUROBAN, GRUPO SUR y OIDHACO enviaron una carta a los miembros de la Comisión INTA apoyando esta propuesta de enmienda al reglamento por parte de los ponentes.

Bernd Lange (S&D), en nombre de Jörg Leichtfried, afirmó que las salvaguardas deben ser consistentes, y deben incluir mecanismos de monitoreo a los derechos humanos y al desarrollo sostenible. No obstante, la Comisión Europea no comparte esta observación. Para Wolfgang Mueller, de la Dirección General de Comercio, incluir el monitoreo e informes anuales sobre las condiciones laborales en plantaciones bananeras sería “una carga para la CE”.

Por su parte, las redes arriba mencionadas recuerdan que en estas plantaciones las violaciones de los derechos laborales son comunes tanto en Centroamérica, como en Colombia y Perú.  En países como Guatemala y Colombia, los trabajadores bananeros enfrentan múltiples dificultades y obstáculos para formar y mantener organizaciones sindicales autónomas.

Colombia y Perú preocupaciones en torno a los DDHH

Mario David,  miembro del Partido Popular y ponente del informe sobre el TLC con Colombia y Perú, anunció que durante esta sesión de INTA se pondrá a votación una pregunta a la CE que incluya los siguientes aspectos: ¿Qué mecanismos vinculantes propone la CE para asegurar el respeto a los DDHH y la implementación de los estándares y convenciones de la ONU y la OIT?, ¿Cuáles son los mecanismos que la CE propone en cuanto a la participación de la sociedad civil para el seguimiento del Acuerdo?, y si ¿la CE apoyaría un plan de acción con indicadores de resultado y mecanismos vinculantes para fortalecer el capítulo de desarrollo sostenible y asegurar el cumplimiento de los derechos humanos?.

Para un buen número de diputados europeos este plan de acción podría ser la solución para asegurar que este acuerdo comercial beneficie a la sociedad y sea una herramienta que contribuya a mejorar la situación de derechos humanos. Sin embargo, desde el punto de vista de las ONGs, comprometidas en el seguimiento del tema, la propuesta es bien intencionada, pero no responde a problemas de fondo relacionados con los contenidos y alcance del Acuerdo que las organizaciones europeas, colombianas y peruanas han venido planteando durante todo el proceso de negociación.

Una de los principales inquietudes de las organizaciones de la sociedad civil es ¿cuál es la fuerza vinculante de un plan de acción frente al Acuerdo?. Una vez que el acuerdo comercial sea ratificado por el PE, éste no tendrá ninguna facultad para incidir en la suspensión del tratado en razón a un incumplimiento del plan de acción y por tanto, el plan de acción corre el riesgo de quedarse solamente en “buenas intenciones”.

Como lo mencionó Catherine Bearder (ALDE) el hecho de necesitar la unanimidad en el Consejo Europeo para suspender el Tratado (27 países), aún en el caso de que continúen las violaciones de derechos humanos, hace muy remota esta posibilidad .

Las ONGs consideran que los cambios estructurales necesarios para garantizar la protección de los derechos humanos, del medioambiente y de las comunidades indigenas, afrosdescendientes y campseinas, tienen que darse en los países antes de la ratificación del acuerdo en el Parlamento Europeo, así como una discusión amplia que permita una reformulación sobre alcance de estos Acuerdos.