Declaraciones de los representantes de la organización de la sociedad civil de América Latina y Europa participantes al 3er encuentro EUROLAT-SOCIEDAD CIVIL

EuroLatLas Organizaciones de la Sociedad Civil tanto de America Latina como de Europa que suscribimos esta carta saludamos el espacio abierto –pero aún insuficiente- para el intercambio del presente Encuentro en Montevideo. Este espacio de dialogo entre la Asamblea EUROLAT y las Organizaciones de ambas regiones es un signo positivo y de suma importancia para la Asociación Estratégica Bi-Regional y cuyo espacio debe garantizar la presencia de los miembros de EUROLAT y evitar incluir en el programa actividades de manera simultanea.

Considerando que hoy estamos viviendo una incierta etapa de transición en la que asistimos a procesos de integración cada vez mayores, y a su vez a procesos de segregación, separación y marginación social, es que resulta impostergable tomar en cuenta las consecuencias humanas de la globalización.

Las Organizaciones de la Sociedad Civil nos manifestamos inconformes en la manera en la que se han abordado en la mayoría de los Estados integrantes de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (en lo sucesivo integrantes de EUROLAT), temas de vital importancia como son los procesos migratorios que se viven hoy en América Latina y Europa.

En las políticas de migración en nuestros países no están siendo prioritarios mecanismos que garanticen los derechos humanos, ni una convivencia pacífica entre las diversas culturas, lo que se manifiesta justamente en políticas de persecución y criminalización de los migrantes. Convencidas de que los parlamentarios europeos y latinoamericanos desempeñan un papel fundamental en la toma de decisiones y en la creación de políticas públicas encaminadas a mejorar la condición de millones de personas que en ejercicio de su derecho a migrar1 hoy están siendo violentadas, es que hoy nos manifestamos a través de la presente declaración.

Por lo anterior instamos a los integrantes de Eurolat:

  1. A pronunciarse en sus respectivos Estados a fin de ratificar las normas de carácter internacional y vinculante relativas a los derechos de los y las migrantes como lo son los convenios de la OIT referentes a los trabajadores migrantes y la Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares.
  2. A poner fin a la criminalización de los millones de migrantes que hoy están siendo objeto de procesos de discriminación y de un violento proceso de segregación, donde su condición de seres humanos no esta siendo suficiente para ser tratados digna y pacíficamente.
  3. A reconocer la importancia económica, social y cultural que tienen las migraciones internacionales, no sólo para los países de acogida, sino también para los países de origen. Hecho que se demuestra constantemente en la historia de la Humanidad y en la propia historia reciente del siglo XX, durante el desarrollo económico que tuvo Europa.
  4. A tomar conciencia de la importancia que tienen para los Estados los acuerdos comerciales entre América Latina y Europa, y considerar igualmente importante establecer mecanismos de control que determinen un “coto vedado” en las transacciones comerciales que garanticen la protección de los derechos fundamentales de las poblaciones migrantes involucradas, apuntando a una sanción económica a todos aquellos países que incumplan con sus obligaciones de respeto y protección de dichos derechos.
  5. A establecer un indicador que concentre la situación de los derechos humanos a nivel país en América Latina y Europa, esto con el objetivo de establecer parámetros que nos permitan conocer la progresividad o regresividad estén teniendo los Estados en la materia y a su vez comparar los logros entre Estados y entre las Regiones. Dichos indicadores permitirán conocer de manera más objetiva y certera los avances y/o retrocesos que se tenga en la materia.
  6. A poner un freno a la estigmatización existente entre los Estados Europeos y los Estados latinoamericanos a fin de reducir las practicas discriminatorias que hoy en día han permeado en la cultura de las distintas sociedades , principalmente en el caso Europeo.
  7. A que se construyan en conjunto respuestas efectivas y articuladas para el combate al tráfico de personas, un terrible flagelo muy lucrativo que no ha sido enfrentado con el rigor y la determinación necesaria .
  8. A hacer efectivas las diversas declaraciones y normas emitidas por los países latinoamericanos, acerca de la defensa de sus migrantes internacionales, mediante mecanismos innovadores que permitan un mejor relacionamiento económico, comercial y jurídico con sus pares europeos.
  9. A que se comprenda cabalmente que las políticas de inclusión traen mayores beneficios que las políticas de exclusión, por lo que insistimos y somos irreductibles en la necesidad de humanizar todos los acuerdos, convenios y tratados que existan en ambas Regiones.
  10. A trabajar estrechamente con la sociedad civil de cada país y de las regiones ya que sin un trabajo intersectorial no se podrá avanzar hacia la construcción de sociedades más inclusivas y justas.

REPRESENTANTES DE LA ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL DE AMÉRICA LATINA Y EUROPA

18 DE MAYO DE 2011, MONTEVIDEO, URUGUAY