Políticas comerciales de la UE afectarían al campesinado latinoamericano

Bruselas, 17 de abril de 2012. En el día internacional de la lucha campesina , las redes internacionales de la sociedad civil, CIFCA, Grupo Sur, y OIDHACO, se solidarizan con los millones de campesinos y campesinas, y en especial con aquellos latinoamericanos, que son despojados de sus tierras y que sufren las consecuencias de las políticas agrícolas y alimentarias tanto internacionales como de sus propios países.

Las políticas europeas inciden directamente en el campesinado latinoamericano, y la ratificación de los Acuerdos comerciales prevista para este verano entre la UE con Colombia, Perú y América Central, no garantizan el respeto de los derechos humanos y podrían por ello repercutir negativamente en la situación de los campesinos.

Los Estudios de Impacto sobre la Sostenibilidad del Comercio comisionados por la UE para evaluar los Acuerdos con Centroamérica, Colombia y Perú, señalan que como consecuencia de estos acuerdos aumentará la presión sobre el suelo, y por consiguiente sobre la vida de la población rural, en especial sobre los pueblos indígenas.

Los casos de Honduras, Nicaragua y Guatemala, retratan que la presión sobre el suelo, como resultado del aumento de cultivo de palma, desplazará la frontera agrícola a zonas boscosas. En El Salvador, el aumento de plantaciones de caña de azúcar para agro-combustibles, conllevarían a la reducción de otros cultivos básicos, incluyendo el maíz, indispensables para la alimentación.

Susanna Daag, portavoz de la plataforma europea CIFCA (Iniciativa de Copenhague para Centroamérica y México) recuerda que como lo señala un estudio reciente publicado por las redes firmantes de este comunicado i : “el modelo exportador promovido por los Acuerdos comerciales conlleva a un aumento de la competencia por los recursos de tierra y agua – en gran parte utilizado por la expansión de las plantaciones de agro-combustibles, monocultivos y proyectos de industrias extractivas, que ya ha demostrado conducir a una disminución en la producción de alimentos y un aumento en el desplazamiento de los pequeños productores”.

Por su parte, Vincent Vallies, portavoz de Oidhaco (Oficina Internacional de los Derechos Humanos – Acción Colombia) menciona que “en Colombia las zonas de cultivo de palma aceitera y caña de azúcar destinadas a la producción de agrocombustibles se encuentran entre las zonas más afectadas por violaciones a los derechos humanos” ii.

El conflicto agrario y el armado en Colombia, terminan relacionándose en la medida en que la tierra se convierte en un instrumento de la guerra y de la disputa por el territorio. Por ello, los campesinos son víctimas de expoliación y despojo por vías de hecho, o mediante la utilización ilegal de instrumentos jurídicos.

Por estas razones, entre muchas otras, y recordando el día Internacional de la lucha campesina, las organizaciones manifiestan una vez más su desacuerdo con la firma de los Acuerdos comerciales y recuerdan que un desarrollo sostenible es posible sólo si es inclusivo y toma en cuenta la agricultura a pequeña escala de la cual dependen las comunidades campesinas, afro-descendientes y pueblos indígenas. Estos Acuerdos condenan a la pobreza ya que excluye a estas comunidades de un beneficio justo de su tierra y por ende preservan la desigualdad que sufre tanto de disparidad social como económica.

Para más información: erika.gonzalez.press@gmail.com

Notas: i) “Acuerdos  comerciales de la UE con Centroamérica, Colombia y Perú: Obstáculos para el desarrollo  sostenible” publicado por ALOP, APRODEV, CIFCA, Grupo Sur y OIDHACO, con apoyo de Oxfam Solidaridad en 2011   ii) No todo lo verde es bueno: La expansión de los agro-combustibles en el marco de los Acuerdos comerciales UE, Colombia, Perú y América Central, publicado por ALOP, APRODEV, CIFCA, Grupo Sur y OIDHACO, con apoyo de Oxfam Solidaridad en 2012