Sociedad civil en Bruselas se pronuncia ante la Primera Cumbre Unión Europea – América Latina (CELAC)

Cumbre CELACBruselas, 28 de enero 2013. Los jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latino Americanos y Caribeños (CELAC), la Unión Europea (UE), y los presidentes del Consejo Europeo y de la Comisión Europea, han acordado en Santiago de Chile, los días 26 y 27 de enero de 2013, renovar y profundizar su asociación estratégica, bajo el lema: “Alianza para el desarrollo: promoviendo inversiones de calidad social y ambiental”.

Las redes de la sociedad civil europeas y latinoamericanas, Alop, Aprodev, Cifca, Grupo Sur y Oidhaco, así como la Confederación Europea de ONGs CONCORD, manifiestan su voluntad para que esta asociación se refleje en una relación más justa, equilibrada, eficiente y constructiva, teniendo como base la complementariedad y la solidaridad entre las dos regiones. “Por nuestra parte, reafirmamos la importancia de contar con un diálogo social constructivo, inclusivo y diverso para lograr los compromisos descritos en la declaración oficial de la Cumbre”.

Desde Bruselas, las redes firmantes, recuerdan la importancia de la adopción de políticas comerciales que contribuyan a garantizar el desarrollo sostenible y la generación de empleo en ambas regiones, basándose en la cooperación y la complementariedad, en la solidaridad y el combate contra las desigualdades y la pobreza. Los acuerdos comerciales recientemente ratificados con Colombia, Perú y Centro América han despertado una profunda preocupación en la sociedad civil debido a la asimetría de las dos regiones y la prevalencia de los intereses económicos sobre la garantía de los derechos humanos y socioambientales, debilitando, en lugar de fortalecer, los procesos internos de integración subregional.

Así como se declaró en el VI Foro Eurolatinoamericano Caribeño de la Sociedad Civil, celebrado el pasado mes de septiembre en Santiago, las redes en Bruselas, hacen de nuevo un llamado para que haya un cambio de rumbo hacia una integración equitativa de los pueblos, y que se instaure una arquitectura financiera mundial que resguarde los derechos de los ciudadanos. En este sentido, tanto los flujos comerciales como financieros, uno de los temas principales tratados en la I Cumbre CELAC UE – América Latina, “deben respetar las leyes internacionales, en particular en lo relacionado a impuestos, transparencia, protección del medio ambiente, seguridad social y trabajo decente”.

De igual manera, las redes expresan enérgicamente su preocupación por el establecimiento en Hamburgo de la Fundación UE-LAC, que ha comenzado a funcionar sin la debida legitimidad, consulta y participación de la sociedad civil. Con igual preocupación, acogen la poca transparencia en el funcionamiento del Mecanismo de Inversión para América Latina (MIAL), su falta de control de rendición de cuentas a la sociedad civil, y que los
objetivos de desarrollo sostenible y de reducción de la pobreza que persigue este mecanismo, se vean eclipsados por los intereses geopolíticos y empresariales de la UE.

Las ONGs europeas y latinoamericanas que trabajan desde Bruselas por la defensa integral de los derechos, han acogido con satisfacción la creación de un diálogo biregional sobre cuestiones de género que será lanzado por un órgano de alto nivel dedicado a este asunto, y están convencidas de que la inclusión de esta perspectiva en la asociación biregional fortalecerá la igualdad de género, la democracia, y fomentará sociedades más justas e igualitarias. “Es imprescindible abrir dentro de este diálogo biregional un espacio dedicado a la erradicación de la violencia contra la mujer en general y el feminicidio/femicidio en particular”, han asegurado las
organizaciones.

Otro de los avances alcanzados en la Cumbre, ha sido el reconocimiento en la declaración oficial, de los derechos de la Naturaleza en el contexto de la promoción del desarrollo sostenible. “Estamos convencidos de que para lograr un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía con la Naturaleza”.

Para terminar, las organizaciones firmantes consideran que ahora, más que nunca, que por primera vez América Latina y el Caribe han establecido este diálogo biregional del más alto nivel en el marco de la CELAC, la voz de los pueblos debe ser tomada en cuenta de forma pronta y activa, ya que constituye una garantía básica de legitimidad social y gobernabilidad democrática a la hora de enfrentar con determinación los retos que enfrentan los dos continentes. En este sentido, felicitan a las más de 400 organizaciones de la Unión Europa y de América Latina y el Caribe que participaron este fin de semana, en la Cumbre de los Pueblos, un componente crucial e integral de cualquier democracia, y desde donde se monitorearán las conclusiones que se desprenden del encuentro de jefes de Estado y de gobierno de las dos regiones que se dieron cita en la capital chilena.